viernes

LA BODEGA de Noah Gordon


LA BODEGA
1 Libro. Autor: Noah Gordon. Editorial: Rocabolsillo.

Precisamente el libro que estaba buscando; que me situara en el último tercio en España y cerca de Barcelona, en los viñedos, su sol, sus tierras y escasas aguas, la relación con sus moradores y poseedores.
Escrito por un novelista famoso y épico en sus trabajos anteriores; que tremendamente aborda la situación económica y social, que además de la formación del personaje principal en relación a la uva y la misma uva que se trasforma y se vuelve el objeto de su vida y de….

De verdad un libro que todo amante del vino, que el estudiante en Gastronomía debería de leer.
Una comunidad pequeña; su Iglesia, su Párroco, el Alcalde, un abarrote manejado por un cubano, las familias y su relación con su medio social y su entorno.

Unos viñedos que producen vinagre y del malo, Clemente –que de Clemente no tiene un pelo-, el comerciante que los compra, una trama que une la desesperanza de hijos e hijas en su futuro incierto y un tanto cuánto más agrio que dulce. Un carpintero, el deslumbre de la incipiente fase de pequeñas industrias y el sometimiento a jornadas de esclavitud.

Un Miliciano en busca de enganchar novatos para formar soldados.

Intriga política.

El General Prim y su drama final.

Y Josep en medio de todo esto, y sobre todo la búsqueda de su ser, la búsqueda de pareja, su amor a la uva, al trabajo, a su objetivo y amor a la vida y más...

Envidias y traiciones, despojos y amarguras, deseos y felicidad.

Josep; que tiene que pagar de la producción la carga que se ha impuesto en un terreno sencillo y sin esperanza, de más de 50 años de producción paupérrima, a quien su heredero principal desprecia y en busca de algo mejor, empujado por su Esposa, quien desprecia las labores del campo, huye al falso espejismo o la bonanza de la Ciudad –como palomillas a la luz del foco-.

Un abogado pariente de la mujer de su hermano, ambiciosa y desmedida.

Trenes y caminos, trabajos y desventuras.

El viñedo ahí y el tiempo de vida que acorta sensaciones y magnífica acontecimientos que son breves y que marcan para siempre.

Situaciones de juego colectivo cómo es la formación de torres humanas, su disciplina y la formación de hermandad entre los participantes.

El manejo de los plantíos de uvas en Francia y el aporte cultural a viñedos Españoles.

Recibir de sus letras el olor a el mosto de las uvas, el aprisionar hasta el cansancio con pies descalzaos,
Cómo hacer vino de calidad y convencer de que es buen vino y no morir en el intento.

La entereza del personaje principal a quien el autor lo pone de verdad a sufrir, hace de este relato novela un hito entre los emprendedores de hoy en día.

De la mano del autor nos trasporta a vivencias de ese final de siglo; en donde por ejemplo:
“Entre ser un muchacho montado en el carro que alguien había prestado a su padre en un acto de caridad y un hombre al mando de su propio carromato, había una diferencia”

O bien:

“Las hojas de tempranillo adquirían de pronto una variedad de tonos que iba del naranja al rojo brillante, las de garnacha, de un verde resplandeciente, se volvían amarillas con los peciolos marrones; en las de Samso la hoja aumentaba el verdor y el peciolo se volvía rojo. Parecía como si las viñas desafiarán la muerte cercana, aunque para él era sólo un nuevo principio y se dedicaba a caminar entre las hileras dominado por un quedo entusiasmo”.

Y cuando Josep le dice a Francesc: “-Es bueno tener trabajo, Francesc-“

Uff, que inigualable sensación y para colmo sabedor el autor de la escena grabada en tinta y que la imagen lograda en el lector habla más que mil palabras, este nos da un respiro para apreciar y sentir el verdadero acercamiento de la frase, en su contexto y su salsa. Noah Gordon nos da una pausa interna y al menos en mi caso, cierro el libro y engarzo los diferentes cuadros que han pasado a través de la lectura, pero el futuro es incierto y está clavado de un acero podrido y la puerta desvencijada que en cualquier viento le puede hacer el favor de caer.

Y qué; creen, prosigo y me encuentro con:

“No fue gran cosa, pues ambos les llegó como una sorpresa. Josep esperaba que ella lo apartara de un empujón y lo echara de casa, pero se quedaron mirándose un largo rato. Luego, sabiendo ahora perfectamente lo que hacía lo volvió a besar”

Dos puntos y prosiga aunado a dos comas, mágico y reconfortante. Nuestro Josep no es de madera. Y por si no se han fijado, es ella el que volvió a besar.

Termino mi presentación e invitación a que lean el libro del trabajo de Noah Gordon y término diciendo junto con él.

-Qué país tan grande, ¿no?


Guillen asintió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada